Bienvenido al portal Jalicienses Ilustres
Agustín de la Rosa

Nació el 30 de diciembre de 1824 en Guadalajara, Jalisco. Docente, escritor y benefactor de los pobres.

De familia de muy escasos recursos económicos; Muy pequeño ingresó al Seminario Conciliar de Guadalajara, en donde realizó su brillante carrera eclesiástica, estudió Latín y en 1839 concluyó el Curso de Artes bajo la dirección del licenciado Jesús Ortiz. Fue ordenado sacerdote en diciembre de 1847 por el obispo de Guadalajara Diego Aranda.

El Seminario de Guadalajara lo consideró uno de sus más brillantes estudiantes, al grado de que se decía en Guadalajara, refiriéndose a él y al doctor Agustín Rivera: “El Seminario vale por los dos Agustines”, expresión que hizo célebre fray Manuel de San Juan Crisóstomo Nájera, quien los tuvo a ambos como discípulos.

Durante 52 años Agustín de la Rosa impartió en el Seminario las cátedras de Filosofía, Teología, Lenguas Latina, Griega y Náhuatl, entre otras. Fue mentor de múltiples personajes célebres como Agustín Yáñez y Enrique Gózalez Martínez.

En 1887 publicó Disertación histórica-teológica de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, por lo que David Brading no duda en calificarlo como uno de “los cinco grandes apologistas de la Aparición”

En 1892 fue designado presidente honorario de la Junta Organizadora de los Festejos del primer centenario del fallecimiento de Fray Antonio Alcalde, y el 8 de agosto de ese mismo año entonó una oración fúnebre en su honor en el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.

Sobre su faceta como Filántropo y su extraordinaria personalidad, ante todo practicó la virtud de la caridad, a tal grado que se olvidaba de su persona para entregarse por completo a los niños y a los jóvenes de Guadalajara.

Mientras la sociedad tapatía los llamaba perros, él vistió ropas viejas, raídas y sucias, para alimentar con sus ingresos a una docena de niños desamparados y jóvenes estudiantes, a los que llamó cariñosamente mis fieras, los alimentó y los instruyó.

Conoce más sobre este emblemático Jalisciense visitando lugares como:

• El archivo de la Arquidiócesis de Guadalajara ubicado en la calle Reforma #362.

• La Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz en la que fue docente cuando era la Real Universidad de Guadalajara.

• La calle Pedro Loza.

• El Templo La Merced ubicado en calle Pedro Loza y calle Hidalgo.

• El Tempo de San José que se encuentra cerca al archivo de la Arquidiócesis.

• Templo de Nuestra Señora del Carmen en donde organizó el primer 100 aniversario de Fray Antonio Alcalde, en donde se encuentra su corazón.

• El Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe.