Bienvenido al portal Jalicienses Ilustres
Francisco Silva Romero

Francisco Silva Romero nació el 18 de mayo de 1908 en la ciudad de Guadalajara.

Proveniente de una familia de clase popular y sencilla. Hizo sus estudios primarios hasta tercer año, debido a las necesidades que atravesaba su familia. Con el paso del tiempo, a sus 17 años, ingresó a la Confederación Obrera de Jalisco con el Sr. Esteban Loera, en donde se levantó como dirigente en 1925 sin importarle la presión de aquellos que no apoyaban al sector obrero.

Brindó apoyo incondicional a las mujeres obreras, defendiendo su calidad de vida, con la finalidad de que gozaran los mismos derechos que los hombres y desempeñaran trabajos en condiciones equitativas.

En 1952, fundó la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos convirtiéndose en su octavo presidente a nivel nacional. Fundó y dirigió varios sindicatos; Sindicato de Rastro y Empacadoras en Jalisco, el de Choferes, el de Aseo Público y Limpia de la ciudad de Guadalajara.

Mientras ejercía su labor como líder sindical, se estableció de manera regular el pago del séptimo día para los trabajadores correspondiente al día domingo, que anteriormente sólo se descansaba.

De la misma manera, apoyó a los trabajadores para su afiliación, en ese entonces, al naciente Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya que Silva Romero consideraba que era importante la salud para ellos y sus familias.

Promovió la construcción de escuelas en Tlaquepaque, asi como en las colonias Hidalgo, Toluquilla, Tateposco, San Sebastianito y San Pedrito, de la misma manera en los municipios de Zapotlán del Rey, Cocula, Tototlán y algunos otros del estado.

Otro hecho importante que realizó fue llevar otros servicios públicos, tales como el agua potable en la población de El Salto, Jalisco, la construcción de centros de salud en los municipios de Cocula, Tlaquepaque y Tonalá.

Fué diputado local y federal, en donde siempre buscó ver por el bien de los trabajadores. Gracias a esta intervención, al igual que al esfuerzo y su dedicación, consiguió el pago de aguinaldo, vacaciones, el reparto de utilidades, la prima vacacional, derecho de antigüedad e indemnizaciones. Luchó por que todas las empresas tuvieran un documento legal que garantizara a sus trabajadores sus pagos en todas y cada una de las prestaciones que mencionaba la Ley Laboral.

Silva Romero falleció el 21 de diciembre de 1981 en la ciudad de Guadalajara.

Sigue disfrutando de la ciudad recorriendo el emblemático legado de los Jaliscienses Ilustres.