Bienvenido al portal Jalicienses Ilustres
Irene Robledo

Educadora y humanista jalisciense, nació el 5 de abril de 1890 en Guadalajara, Jalisco.

Realizó sus estudios primarios en Tequila Jalisco. Su vocación por la enseñanza quedó clara desde los primeros años de su vida; en la escuela en donde estudiaba la primaria trabajó como profesora auxiliar y en 1905 ingresó a la Escuela Normal en Guadalajara. En 1914, con 24 años de edad, recibió su primer nombramiento como directora de la Escuela Primaria Elemental número 14.

Asimismo, se desempeñó como catedrática de la Normal, tiempo después se hizo cargo de la Escuela Práctica Anexa a la Normal. También laboró como Directora de la Escuela Preparatoria y Normal para Señoritas durante once años. En esa institución impulsó la aplicación del método de la "escuela activa", y fomentó la práctica del deporte en las mujeres, para lo que organizaba mini olimpiadas con las alumnas. Instauró en Guadalajara los festejos al maestro, al niño y a la madre.

Irene Robledo García rompió con los estereotipos del género femenino de principios del siglo XX al estudiar para ser maestra de normal superior, enfermera, médico homeópata, médico cirujano dentista y trabajadora social, éstos últimos estudios los realizó en el extranjero porque no había en la localidad.

Estudiosa de las matemáticas, trabajó como maestra de esta asignatura en la Universidad Obrera de Jalisco en el turno nocturno (1921-1922). A su actividad docente vinculó la alfabetización de los obreros y la atención a los ancianos. Creó una escuela primaria y secundaria nocturnas para trabajadores e instauró una casa hogar para los hijos de las madres trabajadoras.

Participó activamente con el grupo de intelectuales que reunió el gobernador José Guadalupe Zuno para la reapertura de la Universidad de Guadalajara en 1925. La maestra Irene Robledo puso énfasis en la educación integral, en la participación de la mujer en carreras exclusivas para varones, en la instalación de la Escuela Politécnica y en dar a la cultura una proyección social basada en la libertad para ponerla al alcance de todos.

En 1948, en la Asociación Cristiana Femenina, fundó la primera escuela de trabajo social en Guadalajara, dos años después, ante la imposibilidad de otorgar títulos con validez oficial, se vio obligada a cerrarla, sin embargo, convenció a las autoridades de la Universidad de Guadalajara de ese proyecto y en 1950 fundó el Departamento de Trabajo Social de la Universidad.

Posteriormente, el 3 de marzo de 1953 logró la fundación de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Guadalajara con el apoyo del rector Jorge Matute Remus. A esta escuela, que inició como departamento, le dedicó más de veinte años de su vida, y tuvo la gran satisfacción de verla transformarse en una facultad, cuando en 1970, la carrera de trabajo social adquirió el grado de licenciatura.

Se retiró de la docencia después de cumplir 64 años ininterrumpidos de fructífera labor educativa. En 1972 recibió de la Universidad de Guadalajara, el Doctorado Honoris Causa. Falleció el 8 de agosto de 1988 en Guadalajara y sus restos permanecieron en el Panteón de Mezquitán por más de diez años, hasta que el 10 de octubre de 2000 fue la primer mujer en ocupar un sitio en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres. El Congreso del Estado de Jalisco la distingue como "Benemérita en grado heroico".

Conoce más sobre el legado de Irene Robledo visitando lugares como:

• El Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, en donde se encuentra inscrito su nombre en los muros de este edificio.

• El Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara.

• La Calle Irene Robledo, que pasa cerca del barrio tradicional de Atemajac uno de los 36 barrios tradicionales de la ciudad de Guadalajara.