Bienvenido al portal Jalicienses Ilustres
Manuel Diéguez

Manuel Macario Diéguez Lara nació el 10 de marzo de 1874 en Guadalajara, Jalisco, en donde realizó sus estudios elementales. Posteriormente se trasladó a Sinaloa, en donde trabajó en el transporte militar. Para su segundo trabajo se mudó a Sonora, donde trabajó en la mina Overight, de la “Cananea Consolidated Copper Company”.

Su facción política fue el Partido Liberal, cofundó la Unión Liberal Humanidad, donde encabezó la huelga de Cananea el 1 de junio de 1906 lo que le ocasionó una condena de 15 años de prisión en San Juan de Ulúa, sin embargo, fue liberado en 1911 por los revolucionarios y bien recibido en Cananea, donde fue electo presidente municipal en 1912.

En 1913, al asesinato de Madero, desconoció al gobierno de Victoriano Huerta, levantándose en armas el 1° de marzo del mismo año y uniéndose al Ejército Noroeste, al mando de Álvaro Obregón.

En el año 1914, fue designado gobernador interino y comandante militar del Estado de Jalisco por el presidente Venustiano Carranza, cargo que desempeñó con varias interrupciones debido a sus campañas militares.

Tomó posesión como gobernador constitucional del Estado de Jalisco el 1 de junio de 1917, puesto que ocupó hasta el 19 de septiembre del mismo año.

Durante su gestión impulsó que la educación fuera de interés público en el estado, aumentó los salarios de los profesores un 20% para lo cual, ordenó un incremento de impuesto adicional, incrementó el número de escuelas, estimuló el aumento de matrículas en todos los niveles y el 15 de septiembre de 1914, decretó la fundación de la Escuela Preparatoria de Jalisco.

Al abandonar el gobierno del Estado de Jalisco, fue nombrado como jefe de operaciones militares en el norte, teniendo la sede en Chihuahua. Mientras estuvo en ese puesto, se enjuició al General Felipe Ángeles y se le fusiló el 26 de noviembre de 1919.

Por mantener su lealtad al presidente Venustiano Carranza, se declaró en contra del Plan de Agua Prieta, hecho que ocasionó que fuera aprehendido en la ciudad de Guadalajara. Lo que lo salvó de ser fusilado en ese momento, fue que el general Álvaro Obregón argumentó que no lo quería elevar a la categoría de mártir. Como consecuencia, fue liberado y se le dió de baja en el ejército, y salió desterrado hacia Estados Unidos.

Regresó a México en 1923 para apoyar la rebelión de Adolfo de la Huerta en contra de Álvaro Obregón y de Plutarco Elías Calles. Fue derrotado en la batalla de Ocotlán y Palo Verde, Jalisco, obligándolo a huir a Guerrero, luego a Oaxaca y finalmente a Chiapas.

Terminó siendo prisionero en San José de las Flores, muy cerca de Cintalapa. Después fue trasladado a Tuxtla Gutiérrez, en donde fue fusilado sin juicio previo el 21 de abril de 1924.

Años después, sus restos mortales fueron trasladados a su ciudad natal para ser inhumados en el Panteón de Belén.

Por órdenes del presidente de la República, Adolfo López Mateos, el 20 de noviembre de 1964 se reveló una estatua en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, lugar donde reposan sus restos actualmente.

Conoce más sobre su legado visitando lugares emblemáticos que se encuentran muy cerca de aquí, como son:

● La Escuela Preparatoria de Jalisco, fundada por Manuel M. Diéguez durante su gobierno estatal.

● El Panteón de Belén. Durante un tiempo sus restos se encontraron ahí, hasta su traslado a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.